domingo, 30 de octubre de 2016

Mi planta de naranja - lima de José Mauro de Vasconcelos

RESEÑA 21: MI PLANTA DE NARANJA-LIMA DE JOSÉ MAURO DE VASCONCELOS

¡Hola a todos y a todas!

La reseña de hoy me resulta un poco difícil de escribir, quizás porque se trata de un libro muy simbólico y poético, lo que hace que cada lector tenga una opinión diferente y personal. Hablo de "Mi planta de naranja-lima" de José Mauro de Vasconcelos, uno de los clásicos brasileños contemporáneos.


"Mi planta de naranja-lima" además de ser una preciosa novela, es un estudio social del Brasil de 1968, aunque bien podría estar retratando cualquier barrio marginal de España o de cualquier otro país del mundo. 
Pero en este caso en concreto se trata de Brasil y de la historia un chico de cinco años llamado Zezé. Típico niño de favela, con un padre en paro y una madre que trabaja día y noche. Unos hermanos mayores que se encargan de él, con mejor o peor mano izquierda, y un hermano pequeño, Luis, su rey (como él lo llama).
Es Zezé (autorretrato de Vasconcelos) el que nos narra su infancia y su precoz madurez en primera persona, y es esto lo que hace la historia todavía más bonita, un niño que te muestra su percepción del mundo, un mundo difícil, un mundo cruel y un mundo injusto. Un mundo que Zezé está intentando comprender y saber que papel ocupa en él.

En escasas 180 páginas, con una trama tan sencilla como puede ser el paso del tiempo bajo la visión de un niño, he llorado como una magdalena y me he reído a carcajadas, pero sobretodo he reflexionado. Este libro me ha hecho pensar en el amor familiar, en el amor entre amigos, la admiración, el desengaño, la injusticia, la incompresión, la curiosidad, y un sinfín de otras cosas que ahora mismo no sé calificar.
Zezé y Portuga tienen un hueco en mi corazón para siempre.

No puedo ni quiero contaros nada más, yo me acerqué a este libro sin saber absolutamente nada de él, y creo que es la mejor manera de hacerlo. Solo espero que todos leáis el libro. Y que os guste. Os guste al menos la mitad que a mí. Y sino os gusta, que al menos os haga pensar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario