jueves, 19 de mayo de 2016

Reseña #18: Legado en los huesos de Dolores Redondo


¡Hola a todos y a todas!

Hoy os voy a intentar dejar mi opinión sobre "Legado en los huesos" de Dolores Redondo. Y digo intentar, porque se trata de la segunda entrega de la  conocida como Trilogía del Baztán y no quiero destriparos la primera parte. Así que si lo habéis leído, por favor decídmelo, que ¡me muero por comentarla!





Título: Legado en los huesos (Trilogía del Baztán 2)
Autora: Dolores Redondo
Editorial: Destino
Páginas: 560



Unos meses después de que Amaia y su equipo pusiesen fin al caso del guardián del bosque, la inspectora vuelve a verse involucrada en un siniestro caso en el que de nuevo el Baztán y su mitología estarán seriamente involucrados. 

Imagen del valle del Baztán



En primer lugar, el thriller (o suspense, que somos muy modernos con eso de los anglicismos) es mi género favorito, y si es policíaco mejor que mejor. 
La mitología, sea del tipo que sea, es mi debilidad. Y la brujería (desde "Sabrina cosas de brujas" y "Embrujadas") aún más.
Vivo en Pamplona desde hace nueve meses, no hay día que no me asombre lo bonita pero a la vez lo oscura y misteriosa que es Navarra.
Con estos tres puntos quiero destacar que este libro tenía todas las papeletas para gustarme, y así ha sido. 

Legado en los huesos, me ha gustado más que el primer libro, El guardián invisible. Quizás por ser una de esas segundas partes en las que te das cuenta que la autora conecta a la perfección cosillas que creías insignificantes del primer libro o que la autora había dejado sin explicar.
La historia comienza pocos meses después de que acabase el caso anterior, con una Amaia un poco más engreída y testaruda si cabe que antes (no es una chica que me caiga especialmente bien, aunque con el tiempo se va sabiendo el porqué de su personalidad), que tiene que investigar un caso de profanación en una iglesia del Baztán. Y hasta  aquí puedo leer, porque si os cuento más estaría hablando del primer libro.


En cuanto a mi opinión, pura y dura, deciros que el libro se puede hacer algo lento al principio. Al igual que sucedía en el primero, la autora se detiene a veces en descripciones y explicaciones algo tediosas. El comienzo del caso es excesivamente monótono, de hecho, apenas se sabe nada de nada hasta el final. A mí, en particular, esto no me ha molestado, yo disfruto mucho con las descripciones y con los detalles, pero sé que hay gente a la que le gusta un poquillo más de acción.
Algo que sí me ha gustado mucho ha sido que esta vez, la autora si nos ha permitido pensar en posibles sospechosos, cosas que en el primer no pudimos hacer ya que no permitía al lector participar del caso, era demasiado retorcido y teníamos poca información para afrontarlo, y en este caso, aunque igual de retorcido, va dejando pequeñas pistas que el lector puede seguir. Pero en su contra, tendré que decir, que la manera en la que se resuelve no. Yo ya lo estaba viendo venir. Me quedaban 50 páginas y aún no teníamos claros ni quién ni porqué. Y a pesar de ser unas 50 páginas de infarto, le hubieses metido aunque fuesen 20 más para explicarnos un poco.  Me queda la esperanza de que todavía me queda el último libro (que por cierto, lo he tenido que reservar en la biblioteca porque está cogido en todas las bibliotecas de Pamplona), y que al igual que pasó con este, que me resolvió cosas del primero, este último hará lo mismo. Es lo malo de que un thriller sea una trilogía en lugar de un libro autoconclusivo. 

En definitiva, este libro sigue las líneas del anterior. Un caso policial, una oscura, oscurísima historia familiar (que desde ya apuesto a que va a ser el eje del final) y algo de realismo mágico al presentarnos seres de la mitología navarra como "reales". Yo desde luego me voy a leer el último libro, Ofrenda a la Tormenta, y a hacer una ruta por el Baztán siguiendo escenarios. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario