miércoles, 3 de febrero de 2016

Reseña #16: El hombre de Troya. Autobiografía de Heinrich Schliemann


¡Hola a todos y a todas!

Hoy os traigo un libro poco común dentro de este blog. Se trata de la biografía de Schliemann, que para quien no lo conozcáis fue la persona que, obsesionado con Homero - autor clásico al que se le atribuyen la Iliada y la Odisea - , dio a conocer la ciudad de Troya. 

No quiero dar clases de arqueología sobre Troya o Micenas a nadie - de hecho ni siquiera puedo -, así que dejaremos a un lado todas las diferentes discusiones que este tema produce entre arqueólogos y simplemente os comentaré que me ha parecido el libro. 

Espero que os guste y despierte vuestro interés por este personaje tan peculiar y que tanto ha dado que hablar al mundo. 

¡Nos leemos!



Título: El hombre de Troya
Autores: Henrich Schliemann (compuesta por Adolf Brückner y Sophia Schliemann)
Editorial: InterFolio Libros
Colección: Leer y viajar clásico
Páginas: 149


La esposa y un amigo de Shliemann recogen fragmentos de sus cuadernos para contarnos como fue la vida de este prusiano que obsesionado con encontrar los lugares que Homero detalla en sus poemas, se realizó a si mismo; aprendió idiomas (inglés, frances, ruso, español, italiano, griego, latín, griego clásico y árebe), amasó una gran fortuna e hizo amigos tan influyentes como Guillermo II de Alemania para conseguir su mayor sueño, encontrar Troya. 




No sé si lo he dicho ya, pero me he aficionado a las bibliotecas. Se podría decir que vivo en una. Y cuando me queda tiempo visito otras. Me gusta no buscar nada en concreto y volverme a casa con un libro que nunca hubiese esperado leer. Este ha sido el caso del libro que os enseño hoy. 

Shcliemann no era un desconocido para mi antes de leerme este libro. Ya en primero de carrera - 2008 - una pregunta de examen fue Troya y evidentemente también aparecía su nombre. 


Heinrich Schliemann


Schliemann era un erudito del siglo XIX, apasionado por los poemas homéricos se obsesionó con encontrar los lugares que el poeta describía. Y lo consiguió. 
Shliemann es ese tipo de aventurero pseudoarqueólogo que nos describen las películas - ojalá fuese así -.

Excavó Troya, Micenas y Tirinto entre otros lugares prehoméricos. Encontró el famoso Tesoro de Príamo y murió habiendo conseguido el sueño de su vida. Poner en un plano ciudades que hasta entonces parecían desaparecidas.

Troya en la actualidad

EL tesoro de Priamo

Schliemann en la Puerta de los Leones de Micenas

Ante esta premisa, ¿cómo no iba llevarme este libro de la biblioteca? Lo conocía y sabía que había hecho y lo que suponía para la Arqueología, pero nunca había leído nada de su propia impresión. Quería saber que piensa una persona, no una persona cualquiera, sino una persona llena de sueños y fantasía mezclados con estudios e intereses reales. Quería saber que se siente al desenterrar ese espectacular tesoro, como es vivir en las carnes de un aventurero real, no uno ficticio. 

Pues bien, aquí es donde este libro falla. No entiendo porqué lo llaman autobiografía cuando Schliemann solo escribe el primer capítulo, el de su infancia hasta la consecución de su fortuna, de hecho el mejor y más interesante. Este capítulo muestra precisamente al hombre que yo no conocía. Te relata el porqué de su obsesión, en la gran cantidad de leyendas que le contaban y el creía, en como ante la pobreza en la que vivía decide ser alguien más y comienza a aprender idiomas -para que veamos la necesidad de tener idiomas ya entonces- , se hace rico siempre con la idea de conseguir dinero para realizar sus excavaciones. En serio, esta parte es la mejor.

Pero a partir de sus primeras excavaciones, y la que podría ser la mejor parte y la más esperada, ya no es una autobiografía. Ya es la composición de sus notas  por parte de su mujer y un amigo. Así se dejan la parte más humana del aventurero para centrarse en la redacción de sus hallazgos, y como esta parte ya más o menos la conocía, el libro para mí perdió "chicha". 

Aún así, me ha gustado mucho haberme leído este libro. Por todo lo que me ha hecho buscar en internet. Por ser un libro del que aprendes, que te aporta conocimientos nuevos. Ahora sé un poco más de Historia y Arqueología y esto llena de orgullo a cualquier persona curiosa. Pero sobre todo, ha despertado mi interés por su figura y la época histórica en la que se centra. 
Quizás harta de romanos -es a lo que me dedico- en mi tiempo libre me de por leer sobre este periodo. O quien sabe, quizás cambie mi tema de tesis y me vuelva una loca buscadora de Tartessos siguiendo el camino de Schliemann. Bueno que desvarío y me voy por las ramas. 

En conclusión. El libro no es lo mejor que se puede encontrar en cuanto a biografías se refiere, y como ya he dicho, buscaré otro libro sobre Heinrich Schliemann que pueda resultar más interesante a las personas que sin conocer mucha arqueología quieran conocer las aventuras.  Pero sí, a mi me ha gustado leerla y ver aparecer en mí un interés hacia un nuevo tipo de libros lejos de zombies y amores de verano.


<< De lo que está lleno el corazón, sean alegrías o tristezas, habla la boca, y sobre todo la boca de un niño>>

<< Nada nos parecía más hermoso que emplear toda nuestra vida en la búsqueda de reliquias del pasado>>

<<Todavía descansaría hoy oculta bajo tierra la ciudad incendiada, si la fantasía no hubiera acompañado a la pala>>












1 comentario:

  1. Hola, Gracias por esta entrada, me han entrado ganas de leer el libro :-) Ya he leído Los Viajes de Júpiter de esta misma colección. También recomendable, aunque no tienen nada que ver. Salu2 1000

    ResponderEliminar