domingo, 13 de diciembre de 2015

¿Sabías qué es el Steampunk?


El Steampunk es un subgénero literario -hoy un movimiento cultural que abarca todas las artes-  dentro de la ciencia ficción retrofuturista que nos introduce en periodos anteriores de la historia - normalmente la Inglaterra victoriana- en los cuales la tecnología estaba altamente desarrollada. 


Este subgénero, acuñado en los 80, se sirve de las obras de Julio Verne y H. G. Wells  como principales fuentes de inspiración para retratar qué hubiese pasado si la tecnología del vapor (steam) hubiese evolucionado de tal manera que no hubiese sido solo la ante sala de lo que vino, sino la mayor tecnología y más desarrollada jamás contada.


Es en este mundo, en el de la Primera Revolución Industrial, en el que este género se desarrolla. Una Inglaterra lúgubre y repleta de desigualdades sociales pero con un gusto por el arte y la moda dignos de admirar (por los que se lo podían permitir). 
A partir de aquí, cada autor se desarrolla con gran libertad. Viajes en el tiempo, robots que luchan contra humanos, extreterrestres... es decir, cualquier elemento característico de la ciencia ficción pero en un contexto espacio-tiempo concreto. 


Ni que decir tiene, que ni soy experta en steampunk ni he leído mucho sobre el tema. De hecho, esta entrada en el blog se debe a que acabo de empezar a leer "El mapa del cielo" de Félix J. Palma, autor español incluido dentro de este género,  y ha despertado mi curiosidad. Curiosidad por cómo se puede mezclar la Inglaterra victoriana -periodo histórico que me interesa especialmente- con los viajes espaciales por ejemplo.
Así a modo anecdótico, decir que mientras buscaba información sobre todo esto me he acordado en todo momento de "El profesor Layton" y me ha resultado muy gratificante poder darle nombre propio a una estética que tanto me gusta.



¿Qué os parece? ¿Os llama la atención el ambiente donde se desarrolla este género? ¿Habéis leído algo? ¿Me podéis ayudar a ampliar mi "conocimiento" sobre el tema?

¡Nos leemos!





martes, 8 de diciembre de 2015

Macu te cocina: ¡Cookies fáciles y rápidas!

¡Cookies fáciles y rápidas!


¡Hola a todos y a todas!

Hoy ni es domingo ni voy a hablar de libros. Hoy os voy a enseñar la receta de cookies (galletas con pepitas de chocolate) más fácil y rápida jamás contada.  Y es que hoy me he levantado con ganas de hacer lo que a diario no puedo, cocinar tranquilamente mientras escucho algo de música, y he decidido compartirlo con vosotros.



Os he hablado en más de una ocasión que el gusto por la lectura y por los juegos de mesa me viene de familia, pero lo que nunca os había contado es que el de la cocina también lo he heredado (aunque lo he desarrollado más tarde) de mi madre, mi abuela y mis tías. De hecho tengo una tía con un pedazo de blog sobre recetas ricas y sencillas al que os invito a pasar, porque de verdad, no sabéis la de ideas deliciosas que saco de ahí, Recetas y a cocinar se ha dicho . 

Pero volviendo a lo de las cookies, aquí os dejo la receta completa. Espero que os animéis a hacerla, y por supuesto las disfrutéis con un vaso de leche y un buen libro, que para eso están los días festivos, para hacer lo que más nos gusta. 

¡Nos leemos!

P.D. Esta mañana también me he dedicado a hacerme judías verdes con patata y huevo, sé que no suena tan bonito como las cookies, pero están de muerte. 

P.D.2. Mientras cocino escucho la Playlist de "tu casa o en la mía", os la recomiendo.

Ingredientes (para 30 galletas aproximadamente):


220 gr. de harina
1 huevo
175 gr. de pepitas de chocolate
100 gr. de mantequilla
130 gr. de azúcar moreno
1 cucharadita de levadura
1 cucharadita de azúcar avainillada
1/2 cucharadita de sal


Preparación:

Empezamos precalentando el horno a 200ºC con calor arriba y abajo, para que cuando tengamos todo preparado no tengamos que esperar a que se nos caliente el horno.

Una vez puesto el horno en marcha, mezclamos todos los ingredientes menos el chocolate y amasamos hasta conseguir una pasta.
En este paso os aconsejo que la mantequilla este blanda, yo simplemente la saqué de la nevera la noche anterior porque en mi casa hay calefacción y se queda blandita, si no es tu caso, métela unos segundos en el micro (¡solo unos segundos!) y que la sal que uséis sea fina, que si no nos encontraremos los granos mientras mordemos la galleta.


Cuando ya tengamos la pasta, añadimos la pepitas de chocolate y volvemos a amasar hasta que estén totalmente integradas.
En este caso he usado pepitas de tres chocolates, pero normalmente uso sólo de chocolate.


Ya tenemos la masa preparada, ahora solo nos queda hacer pequeñas (o grandes, como quieras) bolitas de masa, aplastarlas hasta dejarlas con forma de galleta y ponerlas en la bandeja de nuestro horno.
A mi personalmente me gusta más usar papel de horno, pero no había hoy en casa y he usado papel de aluminio.
¡Recordad dejar espacio entre galletas porque crecen un poquito!


Las metemos en el horno durante 10 - 15 min. 
Esto es un poco al gusto, porque por ejemplo a mi me gustan las galletas blanditas. De hecho mi madre se ríe de mi y de mi hermano porque dejamos los paquetes de galletas abiertos a posta para que se pongan "manías". Pero vamos, consiste en que le pilles el truco y veas como se van poniendo doraditas. 

Y... ¡tachán!




Esta vez me han salido 33 hermosas galletas (en la foto ya sólo hay 31 jeje). Evidentemente si eres más perfeccionista puedes tratar de hacer todas las galletas más iguales y perfectamente redondas, pero para mi, para del encanto de las cosas hechas por uno mismo es que se nota (y porque soy malísima en geometría, no so voy a engañar). 

Y no es por fardar, pero ¡maaaaadre mía como me han salido las galletas!

lunes, 7 de diciembre de 2015

Novela gráfica #1: Aquel verano de Jilian Tamaki y Mariko Tamaki


¡Hola a todos y a todas!

Hacia mucho tiempo que no leía ningún tipo de novela gráfica, quizás porque no sabía por cual decantarme, normalmente este tipo de libros tienen menos publicidad, o no, y soy yo la que no está metida en el mundillo, lo que me hace no enterarme de novedades, no lo sé. 
El caso es que a parte de frío, lluvia y mucha niebla, en Pamplona también hay una maravillosa red de bibliotecas públicas con una colección de comics y novelas gráficas impresionante, y para inaugurar mi carné decidí sacarme una, para probar algo a lo que no suelo acercarme en las librerías.

En esta ocasión se trata de "Aquel verano" de Jilian Tamaki, su escritora, y Mariko Tamaki, la dibujante.



Como podéis imaginar, la elegí por que tanto la ilustración de la portada como el título me enamoraron, y ya cuando lo abrí para ojearlo... no lo solté.


La historia nos la cuenta Rose, una preadolescente que como cada verano desde que tiene 5 años, pasa sus vacaciones en un camping en Awago Beach con sus padres. Pero este no va a ser un verano más, este va a ser el verano en el que Rose comience su (horrible) adolescencia. Ya no querrá hacer castillos en la arena, su amiga Windy y ella querrán hacerse mayores viendo películas no recomendadas para su edad, se interesará por un chico, vivirá desesperada la depresión de su madre y hablar del tamaño de sus tetas será lo que más les preocupe... vamos, una adolescente en pleno cambio. 


A simple vista y leyendo la sinopsis puede parecer algo aburrido, pero no es en la trama en lo que se esconde la magia de la novela; en este caso se esconde en las ilustraciones, en la magia que contienen las expresiones de los personajes, en la manera que te hace percibir los sentimientos de una niña confundida al no entender a sus padres y sobre todo, en el entorno, os prometo que yo he llegado a oler el mar y escuchar las olas. 
No sé como explicarme, pero consigue que te introduzcas en ese periodo estival donde todo transcurre lento, donde cada día te da tiempo de hacer miles de cosas pero a la vez nada, con el olor a campo y a playa. Te envuelve en ese verano en el que dejas de ser niña para convertirte en adolescente despacio, sin grandes traumas, solo por el paso del tiempo... y eso es lo que se puede palpar en el libro... el paso del tiempo.


En definitiva, me ha parecido una perfecta lectura de fin de semana, porque a pesar de sus 318 páginas se lee en una tarde. Transmite paz y sobre todo, te permite reflexionar sobre lo mucho que cambiamos a lo largo de nuestra vida, porque a pesar de que ninguno vivamos exactamente el mismo verano que Rose, si vivimos ese verano que sin darnos cuenta nos cambió.






jueves, 3 de diciembre de 2015

Reseña #15: Veronica Mars. El concurso de los mil dólares de Rob Thomas y Jennifer Graham


¡Hola a todos y a todas!

Sí, lo sé, no es domingo, pero a parte de que os debía una entrada porque el domingo pasado estaba de parranda por Logroño, hoy es el día de Navarra (San Francisco Javier) y ¡no he trabajado! Así que he decidido sorprenderos un poco y escribir una nueva reseña. 

Esta vez se trata de Veronica Mars, el concurso de los mil dólares de Rob Thomas y Jennifer Graham. Personalmente espero que sepáis quien es Verónica, una de las detectives privadas más geniales que ha creado la televisión. Y es que Verónica Mars, para los que no lo sepan, fue en principio una serie de televisión que consta de tres temporadas, cerrada con una película varios años después y que ahora su creador, Rob Thomas, junto con la escritora Jennifer Graham han convertido también en libros, sí, en plural, porque van a ser una serie de libros, y no podéis imaginar lo feliz que me hace esto.

Pero bueno, dejando a parte mi amor incondicional por esta chica rubia, espero que os guste la reseña, que os anime a leer el libro y si ya consigo que veís la serie y la peli, ¡mejor que mejor! Por supuesto, cualquier opinión es bienvenida. 

¡Nos leemos!



Título: Veronica Mars. El concurso de los mil dólares
Autores: Rob Thomas y Jennifer Graham
Editorial: NocturnaEdiciones
Páginas 373



El libro comienza justo un par de meses tras lo sucedido en la película. Verónica se tiene que hacer cargo de "Investigaciones Mars" en lo que parece una crisis, ya que sólo le encargan casos de infidelidades y poco más. Veronica comienza a plantearse si la empresa podrá seguir en pie justo cuando la reclaman para un nuevo caso. Una chica ha desaparecido en una macrofiesta durante las vacaciones de primavera de los universitarios.
¿Secuestros? ¿Asesinatos? ¿Drogas? Veronica tiene que hacer frente a muchísimos interrogantes a la vez que se enfrenta a su pasado de una forma que nunca hubiese sospechado.


Primero de todo quiero aclarar que soy fan incondicional de esta chica, he visto la serie dos veces y pienso verla una tercera cuando me la regalen este año por Navidad (se que me lees papá, guiño guiño codo codo) y que en todo momento, leer este libro ha sido como ver un capítulo más de la serie. La Verónica de papel es exáctamente la misma Verónica que la de la tele. Tiene el mismo tipo de humor, es igual de irónica e inteligente. En serio, la quiero como amiga.


Pero bueno, creo que no es necesario que le siga diciendo a los fans de la serie que lean el libro, seguramente ya lo hayan hecho o estén pensando en ello, porque si algo caracteriza a los seguidores de esta serie es la fidelidad que procesan hacia ella. La película fue realizada gracias a las donaciones de los fans (crowdfunding, para que me entiendan los modernos) y los libros por las miles de peticiones que recibió Rob Thomas de que siguiese escribiendo historias sobre ella y sus casos. Así que voy a limitarme a contaros que me ha parecido el libro mientras inundo este post y todos los siguientes de mensajes subliminales para que veáis la serie. Así que vamos a centrarnos y dejar el efecto fan para otro día.

A priori "Veronica Mars. EL concurso de los mil dólares" puede parecer un thriller de detectives sin más, y puede que lo sea si nos quedamos con la sinopsis oficial. Una chica desaparece y Veronica es contratada para encontrarla, viva a poder ser. No tiene nada de malo que un libro sea un thriller policiaco sin más, de hecho no sería la primera vez que me declaro fan incondicional de este género tanto literario como en su formato televisivo. Pero lo que de verdad enfancha de este libro es ella, Veronica. La mezcla a la detective minuciona, intuituva y observadora con la chica atormentada por una adolescencia complicada, irónica e impulsiva. 
Ni que decir tiene, que el caso te mantiene "amarrada" al libro durante sus 373 páginas (hacía mucho que no leía un libro tan rápido). Que la historia te hace ir desconfiando y descartando personajes a la vez que ella, no sé como explicarlo, pero te empuja a pensar en el caso incluso cuando no estás leyendo. 
Este caso tiene como punto muy a favor que te lo crees (teniendo en cuenta que se basa en Neptune, una ciudad costera entre San Diego y Los Ángeles, en EEUU, si me dijesen que ha pasado en Jerez de la Frontera quizás me parecería algo menos creible). No ocurre como en otros libros policiacos en el que después de haberte liado con un millón de sospechosos diferentes, terminan sacándose al culpable de la manga. No. Aquí todo encaja y eso hace que termines con muy buen sabor de boca. 
Por supuesto yo tenía mis sospechosos, y no estaba muy mal encaminada, pero al igual que en la serie, siempre saben sorprenderte de una manera u otra y sí, no me esperaba todo lo que sucedió.

En fin, creo que sobra decir que recomiendo esta lectura a todo el mundo, amante o no de la serie, al que le gusten las novelas policiales ligeras y actuales (te recordará en todo momento a un capítulo de CSI, Mentes criminales, o ... ¡sí! ¡Veronica Mars!) en las que gusta participar intentando adivinar por ti mismo quién es el culpable. Es un libro que te permitirá pasar un rato agradable y distendido, una novela policiaca y de detectives sin necesidad de una oscuridad excesiva. 



<< Era rico y despreocupado y tenía la profundidad emocional de un trozo de hormigón>> (Veronica al más puto estilo)

<< No hay mucha gente en este mundo que te permita ser vulnerable y, aun así, crea que sigues siendo fuerte>>

<< No estaba en su naturalez perdonar, pero estaba harta de aquella guerra>>