viernes, 20 de febrero de 2015

#Reseña 8: Prohibido leer a Lewis Carroll - Diego Arboleda y Raúl Sagospe


¡Hola a todos y a todas!

¿Creéis en el amor a primera vista? Porque sencillamente fue lo que me pasó con este libro. Estaba con mis amigas mirando libros (solemos pasar horas en las librerías tiradas por los suelos hasta que decidimos que libros llevarnos) justo cuando leí el título de este libro, y ya no hubo marcha atrás. Me iba a llevar este libro a mi casa sí o sí. Si además le sumamos una sinopsis que llamaría la atención a cualquier amante de Alicia en el País de las Maravillas, sus preciosas ilustraciones y su cuidada edición,  ¿qué más le vas a pedir a un flechazo literario?

Se trata del libro "Prohibido leer a Lewis Carroll" , un libro infantil galardonado con el premio nacional de literatura infantil y juvenil (entre otros) escrito por Diego Arboleda e ilustrado por Raúl Sagospe.



Título: Prohibido leer a Lewis Carroll
Autor: Diego Arboleda
Ilustrador: Raúl Sagospe
Editorial: Anaya
Número de páginas: 205
Reconocimientos: Premio Lazarillo 2012
Mejor libro infantil (6 a 12 años) del 2013
Premio Fundación Cuatrogatos 2014
White Ravens 2014
Premio nacional de literatura infantil y juvenil 2014




En 1932 es contratada una institutriz francesa, Eugéne Chignon, por una familia de Washington con el único requisito de que la chica sepa mentir, engañar y disimular. ¿Por qué? Por que su hija Alice está totalmente obsesionada con los dos libros de Lewis Carroll, "Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas" y "A través del espejo y lo que Alicia encontró allí", y la tarea de la joven institutriz consistirá básicamente en ocultarle a Alice la llegada de Alice Liddell , la Alice que inspiró a Carroll, a su ciudad donde será homenajeada en la Universidad de Columbia.
Puede parecer una tarea sencilla, si no fuese porque la señorita Chignon es la persona más torpe que existe y porque todo el mundo con el que se encuentra a lo largo de su periplo parecen estar bastante locos. 
¿Conseguirá Eugéne que Alice no ridiculice a sus padres volviéndose completamente loca cuando descubra que Alice Liddell estará en la ciudad? o por lo contrario ¿conseguirá la pequeña Alice conocer a "la verdadera Alice" y preguntarle lo que lleva años rondándole la cabeza?




¿Una chica completamente obsesionada con Alicia en el país de las Maravillas? Evidentemente, como fanática de Alicia (los que leéis mis entradas ya sabéis a qué me refiero), voy a comentar este libro con el entusiasmo de una fan a pesar de que intentaré ser lo más objetiva posible. 

En primer lugar, destacar la estética de este libro. Se trata de uno de esos libros que te entran por los ojos desde un primer momento. La portada (arriba) es sólo el principio; esta graciosa historia está acompañada por unas ilustraciones preciosas y entrañables a la vez que divertidas y una edición que cuida hasta el más pequeño detalle.



Ilustración de Alicia (vestida siempre como la  Alicia 
del cuento) y Eugéne donde podemos ver detalles
 como los comienzos de los capítulos.


Mi página favorita. 


Detalles como el interior de las portadas es lo 
que consigue que te termines de enamorar 
por completo de este libro. 


En cuanto a la trama se refiere, se trata de una historia sencilla y divertida en partes iguales; a pesar de ser un libro recomendado para edades de entre 6 y 12 años, yo lo he disfrutado como una enana. Si bien es verdad que yo soy muy risueña (demasiado a veces), no he podido evitar reírme en voz alta más de una vez. Claro que conocerme el libro de Alicia y a todos sus personajes casi de memoria ayuda mucho, porque otra cosa no, pero que el autor del libro se conoce los libros de Lewis Carroll y todo lo relacionado con este "de pe a pa"  es más que evidente desde la primera página. 

Como buen libro infantil tiene los toques de aventura, humor e "intriga" más que necesarios, de hecho he puesto intriga entre paréntesis y no sé exactamente porque, porque sinceramente hubo un par de páginas que el comportamiento de Alice era un misterio para mi. Y a pesar de que en este libro no hay ni rastro de la magia y sucesos "paranormales" que suceden en los libros de Carroll, siempre hay un pequeño resquicio donde esta magia se deja entrever, no como la magia de Harry Potter, sino como la magia más natural, la de la imaginación. 

Entrando ya en comentarios de una loca de Alicia en el País de las Maravillas (aquí es donde saldrá a la luz mi fanatismo por estos libros), el autor me ha dejado maravillada. 
En primer lugar, todos deberíais saber que la visita de Alice Liddell a la Universidad de Columbia en 1932 sucedió de verdad y allí se encontró con Peter Davies, el chico que inspiró a James Matthew Barrie a escribir Peter Pan. Evidentemente, que esta historia alocada y a primera vista sin sentido este basada en una reunión real a mi ya me ganó por completo, sobre todo por el hecho de dar a conocer una reunión desconocida para la mayoría de la gente. 




Alice Liddell y Peter Davis en 1932.


Punto a favor de esta historia también es que los personajes, a pesar de ser diferentes y tener una historia personal independiente, tienen un cierto halo mágico muy parecido a los personajes de Carroll. Son excéntricos y raros, con una personalidad fuerte y conversaciones en apariencia de perogrullo (conversaciones que me han hecho reír a carcajadas).

Por último, hablar de lo que nos narra en profundidad la historia (al menos a mi). Es un libro de aventuras y humor e incluso de fantasía disfrazada de realidad, pero sobre todo, para los que leemos este libro como adultos, es un mensaje del poder de la imaginación, de lo sabios que son los niños pequeños y de lo poco en serio que los mayores los solemos tomar. 

En definitiva, Prohibido leer a Lewis Carroll es uno de los libros más entrañables que he leído en mucho tiempo y que reservaré con cariño para leerle alguna vez a mis hijos, que por si no lo sabéis se llamarán Alicia y Pedro ;). 


- [...] no está bien que nos engañen con las cosas que nos parecen importantes. 

- Una no-conversación no es lo mismo que un silencio. Un silencio es cuando nadie habla ni hace ruido. Una no-conversación es cuando nadie dice lo que quiere decir. 

- Si abres una caja de música, no puedes pedir a los demás que no escuchen la melodía. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario