miércoles, 25 de febrero de 2015

Reseña #9: Primera temporada, Enric Pardo


¡Hola a todos y a todas!

¿Conocéis el término serendipia (en inglés serendipity)? Una serendipia es un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta. Pues bien, eso es exactamente lo que me sucedió con este libro. "Primera temporada" de Enric Pardo ha llegado a mi vida en el momento exacto, y cuando eso pasa sabes que el libro se convertirá en una de esas relaciones especiales libro-lector/a por mucho tiempo. 

Sinceramente espero que esta reseña os empuje a leerlo, sobre todo a esas personas que como yo, estamos a medio camino de ser adultos pero aún no dejamos de ser niños, que andamos algo perdidos por la vida y a veces creemos que nadie nos entiende, pero no digo nada más que me adelanto. 

Como siempre digo, dejadme cualquier tipo de comentario, crítica o recomendación tanto aquí como por las distintas redes sociales. Espero que disfrutéis de la reseña y aún más del libro si os animáis a leerlo. 

¡Nos leemos!





Título: Primera temporada
Autor: Enric Pardo
Editorial: Reservoir Books
Páginas: 334


Cliff tiene 32 años, es crítico de series en diferentes plataformas (televisión, prensa y blog) y sufre una crisis existencial típica del mundo moderno. Se siente solo en un mundo lleno de gente. 
Cliff está en ese punto de la vida que no sabes exactamente qué eres. Sigues siendo joven, pero ya no eres un chiquillo. Eres adulto, pero no lo suficiente como para asentarte de manera definitiva. 
Excesos, drogas, alcohol, sexo, amistad, amor, familia... de eso va el libro, de todo lo que a cualquiera de nosotros nos puede hacer dudar de qué queremos en la vida.
Una novela normal, sobre una vida normal de una persona normal contada de una manera excepcional, comparando todo con las más famosas series de nuestra generación.
Una combinación perfecta en la que no pararas de reírte a carcajadas mientras reflexionas sobre en qué punto de la vida te encuentras tú. 


Divertido, ácido, romántico, inteligente, irreverente, sincero... podría encontrar cien adjetivos más para este libro, pero os aburriríais. 
No quiero avasallaros y desgranar todo y cada uno de los puntos a destacar de este libro, que si vieseis la cantidad de páginas marcadas os daríais cuenta de cuantos son.
Como ya he dicho anteriormente, el libro va de un chico/hombre de 32 años, que se acuesta con demasiadas mujeres, bebe demasiado, fuma incluso más y dedica todo su tiempo a ver series. A simple vista podría parecer la vida ideal de cualquiera, pero no. Llega un momento en tu vida que pasarlo bien sin control no es suficiente. Necesitas algo más. El problema llega cuando no sabemos qué es eso que necesitamos. 
Pues bien, Enric nos ofrece 334 páginas de esa búsqueda. 334 páginas en la que el protagonista encuentra el amor (o eso cree), hace amigos (y enemigos) y fortalece la relación con su padre a la vez que se comienza a conocerse a si mismo, y si, digo empieza a conocerse porque nunca nos llegamos a conocer por completo. 
No creo que exista una persona en la franja de edad de 25 a 30 años que no entienda esta situación. Yo cumplo 25 el lunes y creerme si os digo que  me ha hecho pensar más de lo que a simple vista pueda parecer. 

Después de esto, ¿qué más queréis? Pues bien, a parte de todo el entramado más "psicológico", encontramos un libro con el que he llegado a reírme a carcajada limpia. El humor es magnífico y muy inteligente. En serio, no recuerdo otro libro con el que yo me haya reído tan abiertamente. No hablo de sonreír, hablo de carcajadas, de cuando te cuentan un chiste bueno. De eso. Vamos, que me lo he pasado genial leyéndolo. 

Otro punto positivo es el narrador. Cliff te cuenta la historia en primera persona. Te habla a ti directamente, y eso establece un vínculo más real entre el lector y el personaje. Ha habido momentos en los que parecía que me hablaba un amigo y no un personaje de ficción.

Y por supuesto, la relación del libro con las series. De hecho me compré el libro porque una amiga conocía al autor, Enric Pardo y sabía de su excelente trabajo, que lo deja claramente patente en su novela. Nos habla de series, tanto actuales como de hace más de 20 años. Compara situaciones y personajes con todo lo que le rodea e incluso nos explica que si visión de dios es una visión de un dios guionista que hace con nuestras vidas lo que quiere. Y sin ánimo de parecer rarita, esta misma idea se me ha pasado a mi por la cabeza más de una vez. 

Como único punto negativo, su portada (sé que a gente le gustará). Me parece que da pie a confusión. Parece la típica portada de romántica juvenil insulsa en el que chico conoce a chica y tras un par de capítulos de rifirafe acaban juntos. De hecho, el desconocimiento de la librería o no sé de quién, colocaron este libro entre los estantes de juvenil (que no tiene nada de malo, de hecho por mi blog sabéis que me encantan), y para nada es una novela juvenil propiamente dicha. De hecho, no creo que un chico o una chica de 14 años disfruten de esta novela como lo he hecho yo con 24. 

En definitiva, leed este libro por favor. Tanto chicos como chicas. Va a ser materialmente imposible que este libro no se encuentre en mi top 10 de libros favoritos de 2015 y ya esto deseando leerme su otra novela, "Todas las chicas besan con los ojos cerrados"


Todavía no me sé las reglas de la vida, las voy aprendiendo sobre la marcha. 


[...] definían muy bien mi carácter testarudo, por no decir cabezón, por no decir gilipollas. 


No hagas nunca lo que esperan que hagas, sorprenderlos siempre.


Cuando te metes en algo por primera vez sientes un cosquilleo en la tripa. Es el nerviosismo típico de las primeras veces. 


Si nos dieran a elegir que cosas queremos borrar de nuestro disco duro seríamos mucho más felices. 



Vivir hace más daño que morir. 



En la vida, todos somos principiantes. 



Hay dos clases de chicas: las que te vuelven loco y las que te vuelven muy loco.


-Tú eres real, tiene libre albedrío y vas a hacer lo que te dé la gana.
-Igual eso es o malo. Que puedo elegir; siempre cuando elijo me equivoco.
-En eso consiste la vida: en equivocarse. Vive. Equivócate.


Cada vez que ríe me hace sentir especial y me envalentona todavía más. 


Hay que ver lo traicioneras que son las pollas: siempre te puede dejar mal por ausencia de acumulación de sangre o por exceso.


No sé en qué punto de su vida todo empezó a torcerse, si pudiéramos determinar el momento y volver atrás y redirigirlo todo...pero no podemos.


[...] hay un montón de factores que acaban influyendo en la vida de la gente. Un golpe de suerte, una llamada a destiempo, una oferta razonable, un beso equivocado en mitad de la noche...


Usted tiene miedo a estar solo. Pero es ese miedo lo que realmente  hace sentir y estar solo.

-Se puede querer de distinta manera a dos personas a la vez...
-...y no estar loco.

[...]no tengas miedo de volver a perder a nadie, la vida está llena de pérdidas y no por ello debes dejar de intentar ser feliz.

Me hace reír. Una chica con sentido del humor es una chica para toda la vida. 



Podría poner como que veinte frases más, pero os detriparía el libro.





No hay comentarios:

Publicar un comentario