sábado, 13 de septiembre de 2014

J.K. Rowling, ¿más que Harry Potter?


Ni que decir tiene que J.K. Rowling es mi autora favorita. No solo por escribir Harry Potter, los libros que me hicieron amar la lectura desde que cumplí ocho años, sino por todo lo que hace por los niños (y no tan niños) del mundo. Creo que incitar a la lectura a toda una generación de niños absortos por los videojuegos y la televisión es digno de ser admirado, te guste o no te guste Harry Potter, pero si además te interesas por conocer un poco de la labor humanitaria de Rowling, pasas a convertirte en su fan de verdad. 
Es por eso, que mi entrada de hoy va dedicada a esta autora, pero aunque parezca mentira viniendo de una Potterhead (nombre que reciben los obsesionados con Harry Potter), no quiero hablar sobre su saga de Harry Potter, sino sobre sus otros libros; Una vacante imprevista y El canto del cuco.

Sé que muchos, yo incluida, nos sorprendimos cuando J.K. anunció en 2012 que publicaría un nuevo libro. Evidentemente todos los fans nos volvimos locos, pero esa locura pasó a ser una extraña sorpresa cuando anunció que  su libro no tendría nada que ver con el mundo de Harry Potter. De hecho, se trataría sobre una novela contemporánea, con escenario en un pueblecito de Inglaterra en el que todos y cada uno de sus habitantes serían normales, como tu y como yo. Se trataba de Una vacante imprevista.



Fue entonces cuando saltó la disputa. Millones de comentarios de por qué escribía un libro que no sólo no tenía nada que ver con Harry Potter, sino que además estaba dirigido a adultos y no tenía ni pizca de magia.
A pesar de todo esto, mis padres, que me conocen muy bien, me lo regalaron esas navidades y a pesar de sus 601 páginas me lo leí antes de que llegasen los Reyes Magos.
No, no va sobre magia y ni si quiera hace un guiño al mundo mágico más famoso hasta el momento, pero a mi me gustó. 
Es verdad que el libro está dirigido a adultos, porque es algo duro, y en especial a adultos que le guste la literatura contemporánea, algo nada que ver con los que la autora nos tenía acostumbrados, pero está realmente bien escrito. De hecho a mi me sorprendió la manera en la que encasillamos a una persona y no la dejamos salir de su "cajón". J.K. demostró un gran talento para convertir los problemas cotidianos en algo digno de ser leído. Trata sobre los entresijos de la política, de los celos y la envidia, el bullyng, las diferencias sociales y económicas, el sexo, la violencia doméstica y sobre la drogadicción, algo totalmente diferente de lo que me esperaba.
No a todos les gustó, pero es que para darle una oportunidad a este libro tienes que tener la mente abierta. Se trata de su primera novela no relacionada con Harry Potter y no podemos comparala con lo que hasta entonces conocíamos de ella, debemos leerla sabiendo que tanto ella como nosotros estamos experimentando.

A pesar del gran éxito de ventas del libro, muchos quisieron achacarle el mérito a su nombre. Muchos opinaban que el libro solo consiguió ser vendido por que cualquier cosa que J.K. Rowling escribe se convierte en bestseller. Fue por eso que decidió escribir un nuevo libro El canto del cuco, pero esta vez bajo el seudónimo de Robert Galbraith.


El truco le funcionó. Su primera novela policíaca obtuvo muy buenas críticas antes de saberse que su autora era esa misma mujer que nunca podría escribir nada fuera del mundo de Harry Potter. De hecho, cuando mis padres fueron a comprármelo para las navidades de 2013 (como comprobáis en mi casa es raro que no te regalen un libro) la librera no sabía todavía que este libro esta escrito por J.K. 
Todo esto cogió por sorpresa a la prensa, que esta vez no podían criticar que su venta se debiese a su nombre, y no tuvieron más que afirmar que sí, que J.K. Rowling es una gran escritora, escriba lo que escriba.
En particular, este libro me gustó más que el anterior, pero porque yo soy una gran aficionada a las novelas de misterio como ya he dicho en varias ocasiones. Este libro, sin ser tan profundo como el anterior, narra la historia de un detective privado y su ayudante que intentan descubrir la verdad sobre un suicidio. Como ya he dicho, recibió tan buenas críticas que la autora ya ha escrito su segunda novela sobre este dúo tan carismático The Silkworm, publicada bajo el mismo seudónimo el 19 de junio de este mismo año, del que aún no se conoce su publicación en español.

En definitiva, J.K. Rowling me ha demostrado que no se olvida de los niños y niñas que crecimos con sus libros. Empecé a leer sus libros con 8 años, y aunque hoy con 24 son más de tres las veces  que me he releído su saga de Harry Potter, ni que decir tiene que me alegra saber podré seguir creciendo con nuevos libros de esta autora a mi lado.

2 comentarios:

  1. Yo intenté leer el canto del cuco, pero no me convenció.
    Así que me quedo con Harry Potter haha

    Un beso^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, como Harry Potter nada, ya lo sabes ;)
      Pues a mi me encantó, de hecho estoy deseando que saque su segunda parte, pero es que me encantan ese tipo de libros.
      Un beso guapa y gracias por comentar ^^

      Eliminar